domingo, 29 de junio de 2014

Namibia, Lugar Vasto

Después de más de tres años de estancia en esta tierra siempre existe la duda si ya pasó ¨la fase de los descubrimientos personales¨ y perdemos la capacidad de ¨ver¨, absorto en la cotidianidad  del paisaje y el trabajo diario, o tal vez no, bajo el impacto de la leyenda africana, lo cual me hace  recordar un comentario escrito por una lectora amiga a propósito del artículo publicado en el Blog, ¨Crónicas de Namibia: Viaje al Sur¨ donde
expresó ¨…más en el fondo precipicio  esta la mirada pícara de un niño latinoamericano que oyó hablar de  África y ya la adivinaba exuberante y ahora, ante su realidad, se rinde a su magia¨.
El asombro de los primeros días ante el sortilegio de su vigorosa naturaleza y la riqueza cultural de su pueblo vuelve a renacer al realizar un nuevo viaje de trabajo.
El nombre del país se deriva del desierto de Namib, considerado el desierto más antiguo del mundo. El término de namibia de origen khoekhoe que significa ¨lugar vasto¨.
Las primeras ocupaciones humanas registradas se deben a los namas más tarde numerosos grupos del norte de África se establecieron. Los europeos llegaron en número considerables a partir de la segunda mitad del siglo XIX.
Las costas de Namibia fueron exploradas por el portugués Bartolomeu Dias en 1486, pero la aridez del territorio no estimulo su colonización.
Sucesivas ocupaciones de neerlandeses, alemanes, sudafricanos, dejaron su impronta en la vida económica social del territorio acompañado  con su carga de injusticia y de saqueo de sus recursos.
Los sudafricanos impusieron un régimen segregación racial. Grandes granjas fueron asignadas a granjeros de origen europeos y la población nativa fue confinada a los sitios más pobres.
En respuesta a este cuadro de injusticia la contesta del pueblo no se hizo esperar contra el régimen  del Apartheid,  que después de años luchas, donde jugaron un papel importante la solidaridad de combatientes cubanos, que junto con  su brazo armado, SWAPO, luchadores africanos y la comunidad internacional, hizo posible la independencia de Namibia con  la proclamación de su primer Presidente y líder histórico de la nación, Sam Nujoma.
La batalla aún no termina, la deuda histórica impone sus retos y otra vez miles de especialistas cubanos ¨invaden¨ a África, decenas de ellos trabajan en Namibia en diversas profesiones.
Mi grupo de trabajo son profesionales de la construcción y el planeamiento físico, arquitectos, ingenieros y geógrafos, que asesoran a las autoridades locales. En  las próximas semanas deben incrementar sus fuerzas para cubrir todas las regiones del país, para contribuir en la materialización de un ambicioso programa masivo de viviendas.
Coordinar con la Contraparte namibiana todas las acciones técnicas y administrativas necesarias es una  de las razones principales de mi viaje. Lo cual agradezco consciente de su importancia.
En el plano personal es la posibilidad de explorar gran parte de su vasta geografía y quién sabe si pueda complacer a una lectora escéptica  que ante la belleza de unas fotos que envié sobre sobre la  capital del país, Windhoek y publicada por el periódico digital  cubano, Cubadebate, me exhortó a salir de su conglomerado urbano principal y conocer a la ¨verdadera África¨.
Con su opinión coincido, con la salvedad que se debe conocer todas las aristas posibles de la información, como la base de un verdadero conocimiento y lamentablemente la mayoría de los medios masivos de comunicación sólo reflejan una parte, la más desfavorable, de la realidad del continente Negro, con lo que no puedo estar de acuerdo al producirse una verdadera caricatura de estos pueblos en la mente de muchos amigos y compatriotas.
Hecha esta salvedad, los invitamos a acompañarnos  por el camino de las revelaciones en este viaje  por las regiones de Namibia. (Texto e imagen gráfica José Alberto Zayas Pérez. Páginas consultadas de Internet)


Namibia, Lugar Vasto: Región de Kunene

Después de casi tres horas de viaje desde  del asentamiento urbano de Oshakati llegamos al pueblo de Opuwo, capital de la región.
Una nube blanca de polvo envuelve al asentamiento provocado por fuertes vientos que levanta el volátil suelo arenoso.
Entre la bruma aparecen sus insólitos personajes que parecen convivir con tranquilidad con su agreste  naturaleza.
Una elegante mujer de ojos inteligentes nos recibe en sus oficinas provisionales del Consejo Regional, en unas pocas semanas algunos colegas de labor estarán en tierras africanas para asesorar a las autoridades locales en un ambicioso programa de vivienda.
La conversación discurre en término técnico y de logística, aunque es inevitable que la exuberante naturaleza del sitio y sus llamativos ciudadanos motiven mi interés, que ella parece entender muy bien. 
Su nombre,  Ludmilla motiva mi curiosidad sobre el posible origen ruso de su nombre, abriendo un paréntesis en que ella solícita confirma y nos narra las motivaciones particulares de su progenitor.
Veo en cierne una posible invitación  a sitio de interés, que un calendario de recorrido por todo el país, frustran, sólo queda en el aire un próximo encuentro  para profundizar en las raíces de este pueblo.
Así que cada minuto cuenta, estoy consciente  del valor de la visita en términos laborales, en una de las pocas regiones  del país  donde no hay especialistas cubanos. 
El breve espacio de tiempo disponible restante es para apretar el obturador de la cámara buscando dejar plasmado imágenes que nos hablan de parte de la historias de este país hermano, incesantes preguntas  a asombrados pobladores locales y una breve búsqueda en las  páginas de Internet me permite obtener parte de la materia prima informativa que deseo  compartir con ustedes de unos de los lugares más atractivo de Namibia.
Esta tierra  fue  conocida en el pasado como el bantustan de  Kaokoland, es una de las 14 regiones de Namibia, y hogar del grupo étnico Himba, que está estrechamente ligado con Los Hereros, con quienes comparten sus orígenes; así como el idioma, Otjiherero.
Ubicada en su porción noroeste, colindante con la República de Angola, el océano Atlántico y otras cinco regiones de la nación.
Kunene es unas de los territorios menos desarrollados de este país, pero es a su vez uno de los lugares más atractivo que cualquier  viajante puede encontrar, su topografía ondulada y la aridez marcada de su suelo, hace inviable el desarrollo de cultivo agrícola y sólo la ganadería parece prosperar en el lugar.
Al avanzar hacia el norte el paisaje agreste empieza a cambiar y la naturaleza muestra ya su vigor cercano en la frontera entre Angola y Namibia donde se localiza el río Cunene con su catarata de Epupa, que en idioma Herero significa ¨aguas que caen¨. 
El contacto con su realidad me hace pensar en  un hipotético  viaje al pasado al ver  como se conservan vivas las tradiciones ancestrales de su pueblo.
Las vestimentas típicas de las mujeres de la etnia Herero y Himba parecen predominar en el paisaje urbano de una forma natural,  como parte de la cotidianidad de su población femenina. No es la primera vez que las observo su forma de vestir, incluso en su capital, Windhoek.
La diferencia es que en otros lugares es un simple traje de ocasión, en el caso de las primeras y en las segundas están insertadas en los mercados de ventas de artesanías,  como un elemento propio del folclor, o como parte de las actividades culturales que reciben los jóvenes en sus escuelas.  

Migraciones de la etnia Himba lo llevaron a su actual lugar de asentamiento, siendo en la actualidad seminómado, su actividad principal es la ganadería. Ellos son el único grupo nativo que aún conserva el original estilo de vida que tenía desde siglos.
El jefe de la tribu es el líder espiritual; se permite la poligamia, debido a las duras condiciones del lugar y el relativo aislamiento del exterior,  no ha sido todavía muy influenciado por elementos culturales importados, aunque políticas de desarrollo local y los flujos de turistas están cambiando esta realidad.
Una de las peculiaridades que impactan al visitante es apreciar el inusual aspecto exterior de las mujeres que para  protegerse del intenso sol, se untan su cuerpo y el pelo con una sustancia hecha a base de cenizas, manteca vegetal, y el polvo de una piedra rojiza que está en abundancia en la zona. 
Las Himba llevan poca ropa, pero usan una gran cantidad de ornamentos al estilo de collares y brazaletes que le dan un semblante peculiar.
Con esta breve a historias de estos pueblos originarios nos despedimos con la esperanza que nos sigan por el vasto lugar de la geografía namibiana en nuestra  próxima travesía a la región de  Erongo. (texto e imagen gráfica José Alberto Zayas Pérez)

sábado, 14 de junio de 2014

“La tristeza del cubano”

Un nuevo encuentro entre cubanos, latinoamericanos y namibianos, una nueva actividad de “Cubanía”. El motivo, celebrar una actividad político cultural por  los natalicios de dos grandes hombres, Antonio Maceo Grajales y Ernesto Che Guevara.
Una de las casas de los médicos, que laboran en Namibia, sirve de sede, las imágenes cargadas de historia se suceden, nos hablan  de nuestras raíces y como el patriotismo y la solidaridad  que nos han enseñado personas ilustres de nuestra historia  se ha imbricado, de forma permanente, en nuestra forma de ser y actuar.
No dejo de recordar haber leído un artículo reciente que habla de un país que no conozco,  de sus dificultades, de la tristeza de su pueblo…Historia de lucha contra las adversidades sí, bloqueo permanente contra nuestro pueblo también, pero que alguien crea seriamente que el cubano puede ser derrotado por  los conflictos, o eliminar su contagiosa alegría y optimismo, sólo demuestra su ignorancia  acerca del carácter del cubano y del fuerte espíritu nacionalista  que nos acompaña siempre.
Por eso en este día de Cubanía nuestras compañeras quisieron regalarnos una adelantada Felicitación  por el “Día de los Padres” demostrando su alegría contagiosa de la cual dan fe estas imágenes que compartimos con ustedes.



miércoles, 11 de junio de 2014

¿Qué significan los “círculos mágicos” en los pastizales de Namibia?

Los científicos alemanes e israelíes se han enfrentado a la tarea de explicar la formación de 'los círculos mágicos' en los pastos de Namibia y no han podido dar una respuesta. Solo suponen que puede tratarse de la lucha por el agua.
'Los círculos mágicos' que se forman en los pastos secos de África central, particularmente en Namibia, representan áreas en pastos desprovistas de vegetación. El diámetro de los círculos más pequeños es de unos pocos metros, el diámetro de los círculos grandes es de hasta 20 metros. Al mismo tiempo, a los bordes de la mayoría de los círculos se registra un crecimiento de hierba más exuberante en comparación con el promedio del pasto.
Stephan Getzin, del 
Centro de Investigación Medioambiental de la Sociedad de Helmholtz de Leipzig, apeló a la fotografía aérea para entender las leyes de su distribución. El procesamiento matemático de las imágenes mostró que los círculos no están localizados al azar, como monedas esparcidas en el suelo, sino que forman una estructura regular uniforme incluso en un área grande. 
Esto refuta la versión de la participación de las termitas: "No hay ninguna evidencia de que los insectos sociales sean capaces de crear unas estructuras distribuidas de manera uniforme en una escala tan grande". Getzin añade que los gases subterráneos tampoco pueden formar "los círculos mágicos". 
Los investigadores llegaron a la conclusión, aunque no definitiva, de que la explicación más plausible para estas formas son procesos similares a los "círculos de brujas" en el fondo del mar Báltico. Igual que los árboles en el bosque, son capaces de sobrevivir solo a una cierta distancia de los demás, la lucha constante por el agua obliga a la hierba a agruparse en forma de una estricta cuadrícula de círculos. Sus colegas israelíes de Getzin imitaron en el ordenador la lucha subterránea de las plantas por el agua y obtuvieron una imagen similar a la distribución terrestre.   (Tomado de Russia Today)