viernes, 10 de febrero de 2017

¡De…Afuera!


 
 ¡De…Afuera!
A propósito de un artículo anterior, ¨Gabriel, el Geógrafo de la Cañada del Aguacate¨, decía ¨… Gabriel, nuestro correligionario de trabajo, ya pasó los 60 años, pero sigue con su alma de niño sorprendiéndonos cada día. Sus colegas de labor toleramos compasivos las ocurrencias de este geógrafo de la Cañada del Aguacate y sus inevitables apodos a todo el
colectivo.

A mí me dice el Niño, cuando ya dejé hace mucho tiempo esa etapa de la vida, lo que me hace recordar y reflexionar sobre algo que escribí estando en Namibia cumpliendo colaboración técnica, a modo de chanza, que viene a reforzar una extraña opinión sobre la creencia de algunos de mis compatriotas sobre las bondades espirituales y cualidades físicas que supuestamente se adquieren al vivir en el extranjero, resumida en un etéreo concepto sobre el mundo exterior y que la gente sencilla lo condensa de forma mágica como, ¡De…Afuera!. En el cual expresaba:

En Cuba, rodeada de mar, la frontera invisible del más allá de nuestro suelo, está llena de misterios, y a diferencia de otras tierras donde el extranjero es un ser muchas veces visto como un villano, que de alguna manera representa una amenaza potencial al bienestar social, económico y cultural de su país, el forastero que nos visita viene a disfrutar los
placeres del clima y las bondades de nuestras gentes, en la medida que lo permite la capacidad de su bolsillo o la generosidad de su corazón, casi siempre solidario, por lo cual es retribuido con la clásica hospitalidad de nuestro rebeldes compatriotas.

Así que se da por hecho, que es un ser exótico, pudiente, digno de nuestra proverbial curiosidad, muy a tono con nuestro carácter extrovertido; las tierras que los cobijan deben ser también boyantes, poseedoras, tal vez, de la piedra filosofal, donde el cuerno de la abundancia destila su habitual riqueza.

La sicología del hombre sencillo se pierde en el tiempo y los reflejos, condicionados por su evolución, influyen en su comportamiento. Como no recordar la mística Isla de Bimini, con su fuente restauradora de la juventud, donde un jefe Arahuaco de Cuba, tal vez venido del sur de la Amazonía, reunió grupo de aventureros y navegó hacia el norte en un viaje de exploración, para desaparecer en el laberinto del tiempo; o en esas sempiternas tierras septentrionales, donde supuestamente estaba el apócrifo río Jordan, con sus aguas milagrosas, motivo de incesante búsqueda y ensalzada por la mística leyenda, para beneplácito de poetas y escritores.

Una historia más cercana es la de Matías Pérez, un portugués radicado en Cuba, fabricante de toldos y lanas, el cual voló en un globo aerostático un 29 de junio de 1856 para no volver jamás, de ahí la frase que trascendió en el tiempo “Voló como Matías Pérez”, para referirse a alguien que no hemos vuelto a ver.

La sensación de vivir en un lugar aislado, quizás condiciona nuestra proverbial locuacidad y la necesidad de buscar otros espacios, más allá de nuestras tierras, contribuyendo a la creación de arquetipos sobre el mundo exterior y sus bondades, tal vez por eso, nuestro José Martí, profundo conocedor del alma criolla, expresaba, con énfasis, en su conocida frase, “el vino, de plátano; y si sale agrio! es nuestro vino!” para resaltar la dicotomía entre lo nacional y lo foráneo.

Así que yo, que ahora vivo temporalmente en el extranjero, me preparo para los paradigmas habituales, pregonados por los amigos y familiarizares, en nuestro inevitable nuevo contacto, después de muchos meses de separación, y esperando oír sus expresiones habituales de admiración o rechazo: “vino más amistoso, más sabio, más tierno, más joven”, … tengo la esperanza que no digan… parece mentira que estuvo en “el extranjero” y llegó, “más viejo, más bruto, más gordo, más feo, más petulante”…Como soy optimista, deseo irme por el lado positivo de la vida, y que mis allegados vean en mí, los progresos ¡De…Afuera!


domingo, 14 de agosto de 2016

Una experiencia cubana singular, consultas urbanas-ambientales.



Por MSc. arq. José Alberto Zayas Pérez
Cuba ha acumulado una rica experiencia en la realización de eventos participativos e intersectoriales sobre temas urbanos–ambientales, en más de una década de trabajo, auspiciados por el Instituto de Planificación Física, sus dependencias provinciales, las autoridades e instituciones locales y los ciudadanos de sus territorios.
Entre ellos sobresale de forma particular la provincia cubana de Granma ubicada al sureste del país, en su porción oriental, en especial la ciudad de Bayamo, su capital provincial y el municipio de Bartolomé Masó, en que ha tenido el protagonismo técnico la Dirección Provincial de Planificación Física y cuatro de sus Direcciones Municipales: Bayamo, Bartolomé Masó, Yara y Manzanillo que son las encargadas del ordenamiento físico de sus territorios y espacios urbanos y donde se han realizados consultas urbanas en diferentes momentos de este periodo analizado.

 La realización de estos eventos ciudadanos ha contado con el decisivo apoyo de la cooperación descentralizada, en específico, de las Agendas 21 Locales del Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el Programa de Preparación a Desastres de la Comisión Europea, el Proyecto de Cooperación Sur-Sur representado por el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, El Consorcio Belga y la organización no gubernamental colombiana ¨Volver a la Gente¨ y más recientemente el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.
El propósito de este trabajo es socializar los resultados alcanzados que permita dar continuidad al proceso de institucionalización iniciado en el año 2003, el cual tuvo su preámbulo en el año 2002 con la aprobación del proyecto y la realización del Diagnóstico Urbano-Ambiental de Bayamo y la ejecución un año después de su primera Consulta Urbana hasta el último evento efectuado en el año 2016 que abordó el tema de la resiliencia de Bayamo ante desastres.
El procedimiento empleado fue mostrar la trayectoria de las consultas urbanas de la provincia de Granma, los tópicos analizados y algunos de sus principales resultados para cual fue necesario realizar una búsqueda bibliográfica de los productos de estos eventos, plasmados en documentos publicados, informes técnicos, metodología de procedimiento, entrevistas a especialistas, en particular a la Vicedirectora Técnica, MSc. Yordanka Vázquez Cuñat, MSc. Susana Martínez Sánchez, ambas de la Dirección Provincial de Planificación Física de Granma y el MSc. José Manuel Pérez Fernández de la Dirección Municipal de Planificación Física de Bartolomé Masó; más el conocimiento acumulado por el propio autor del trabajo como protagonista de una parte importante de estos acontecimientos participativos.

 
Consultas urbanas
Para que esta rica experiencia de trabajo interactivo fuera posible fue necesario que existiera consenso global hacia el logro de políticas que integren el medio ambiente y el desarrollo, donde las autoridades locales asumen el papel de líder.
Acontecimiento que se hizo viable con la celebración de ¨La Cumbre de la Tierra¨ en Río de Janeiro en 1992, unos 179 Estados firmaron un plan de acción que se denominó Agenda 21, cuyo objetivo fue lograr la sostenibilidad del desarrollo. La Consulta Urbana facilitó materializar estas metas políticas.

En Cuba, la ciudad de Bayamo fue seleccionada en el año 2003 para iniciar esta primera experiencia auspiciada por el gobierno Municipal, la Agenda 21 Local y el sistema de la Planificación Física.
En función de los resultados satisfactorios obtenidos por el Proyecto, se aprobó la idea de la replicación de Agenda 21 Local en tres ciudades cubanas: Santa Clara, Cienfuegos y Holguín.
La consulta urbana es un evento en que los principales actores locales se reúnen a deliberar y está diseñada para brindar una amplia información de los problemas urbanos ambientales lo que permite contar con el apoyo de los actores para llegar a consenso sobre los problemas prioritarios que enfrenta su asentamiento, compartiendo responsabilidades y uniendo recursos para la búsqueda de soluciones a las dificultades comunes.

Sus principales características pudieran apuntarse como: la amplia participación popular e institucional, el lenguaje sencillo y coloquial, enfocado a problemas seleccionados según la prioridad, no es un acontecimiento aislado, forma parte del proceso de trabajo, construye consenso y crea compromisos para próximas etapas.

Trayectoria de las consultas urbanas en la provincia de Granma
Este territorio oriental ha realizado consultas urbanas que cuentan con el raro privilegio de ser las primeras de su tipo en el país en cada uno de sus ámbitos, desde la efectuada en la ciudad de Bayamo en abril del año 2003, pasando a la ejecutada en la cabecera municipal de Bartolomé Masó en el año 2008 hasta las más recientes en los consejos populares, urbano y rural, de Bayamo y Bartolomé Masó.
Algunos de los temas abordados en estos eventos por su importancia para la identificación de problemas y sus posibles soluciones urbano-ambiental han sido recurrentes tomando como base de debate, el Plan General de Ordenamiento Urbano y otros tópicos ambientales.
La ciudad de Bayamo ha efectuados consultas urbanas en fechas tan variadas como las celebradas en los años: 2003, 2006, 2012, 2015 y 2016. Se ha particularizado en diversos aspectos priorizados, identificado por el diagnóstico del Plan General de Ordenamiento, para llevar al debate a los grupos de discusión ciudadana donde están representados los principales actores de la ciudad.
Algunos de los contenidos específicos abordados han sido: la degradación medio ambiental del río Bayamo, las deficiencias en el sistema de recogida, vertimiento y tratamiento de los desechos sólidos, insuficiente servicio de transporte urbano.
Otros municipios realizaron sus consultas urbanas entre los años del 2008 al 2009 enfocaron temáticas vinculadas con el Hábitat, Abasto de Agua, Saneamiento Ambiental, Movilidad Urbana como son los casos de Bartolomé Masó y Yara. Manzanillo abordó la problemática urbano ambiental de su frente costero, enfatizando iguales temáticas e introdujo un tópico no tratado hasta ese momento vinculada con la vulnerabilidad ante desastres naturales y tecnológicos.

Desde la primera consulta urbana efectuada en Bayamo, que concluyó con la firma del Pacto Urbano donde sus ciudadanos se comprometieron a seguir trabajando por el mejoramiento de la ciudad en el tema urbano – ambiental, fue posible comprobar en la práctica cómo se iba cumpliendo este escenario de compromisos. Además de las temáticas señaladas, exhortó el abordaje de otros temas cruciales para la ciudad, en especial los vinculados con el medio ambiente.

En ese sentido una década de trabajo creativo con la implementación de la Agenda 21 Local en Cuba y el protagonismo que asumen hoy en día estos temas se focalizó el esfuerzo hacia la adaptación al cambio climático, la mejora ambiental urbana con énfasis en el tema de la vivienda y la potenciación de la gestión y el desarrollo local.
  Dando respuesta a esta plataforma de trabajo a partir del 2010 se inició un proceso de generalización y materialización de esta experiencia en el municipio de Bartolomé Masó.
Se realizaron consultas urbanas que abordaron los temas de reducción de riesgo ante desastre y adaptación al cambio climático en Bartolomé Masó, El Caney de las Mercedes y  Providencia.
A partir del conocimiento adquirido por la localidad se llevó igual evento en Canabacoa y la realización de procesos de involucramiento comunitario en el asentamiento rural de El Podrío. Paralelamente se efectuó igual proceso en el consejo popular de Aeropuerto Viejo en Bayamo. Se realizó en Bayamo los Talleres de Líderes Juveniles desarrollados durante los meses de noviembre y diciembre del año 2011.

Las consultas urbanas en el marco del Proyecto de Resiliencia.
Las consultas urbanas en Bayamo bajo el marco del Proyecto: Contribución a la elevación de la Resiliencia Urbana en las principales ciudades de Cuba, siguieron la lógica de los compromisos asumidos y aprovecharon la experiencia que se había creado en el territorio oriental sobre estos procesos participativos.
El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y las autoridades cubanas de común acuerdo iniciaron el proyecto con la realización de un Taller Nacional en febrero de 2015.

Por el acuerdo 604/2014 del Consejo de la Administración Provincial de Granma con fecha 11 de diciembre de 2014, aprobó la participación de la ciudad de Bayamo en este programa.
Realizando su primer Taller de Inicio en la ciudad de Bayamo los días 12 y 13 de marzo del año 2015. Los temas abordados estuvieron vinculados al Plan General de Ordenamiento Urbano de Bayamo; así como los tópicos vinculados a los estudios de vulnerabilidad y riesgo, los indicadores para la evaluación de riesgos y de daño en la vivienda, sistemas constructivos apropiados, los programas de producción de  materiales de la construcción y el catastro urbano.
 En otro marco, se celebraron los talleres de Resiliencia Urbana en ciudad de la Habana sobre el análisis de la aplicación práctica de los instrumentos de gestión urbana y reducción de riesgo y desastre y el taller de Introducción a la Metodología de Evaluación de las necesidades Post Desastre en Santiago de Cuba en el año 2015.
Teniendo en cuenta los buenos resultados obtenidos por el territorio en la realización de consultas urbanas y de haber nucleado un buen grupo coordinador de proyecto liderado por el Instituto de Planificación Física y su Dirección Provincial en Granma, por el Centro de Gestión de Riesgo, la Universidad de Granma, la Delegación Territorial de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente en la provincia y otros actores importante y contando con el apoyo del Programa de Naciones Unida para el Desarrollo se gestaron dos nuevas consultas urbanas que pudieron aprovechar la experiencia pretérita y avanzar en la temática vinculada a la resiliencia urbana, entendida esta, como la capacidad que tiene una ciudad expuesta a una amenaza para resistir, absorber, adaptarse y recuperarse con el apoyo y la gestión de sus principales actores.
 De forma general ambas consultas urbanas se realizaron en sesiones en plenarias con la conformación de documentos propositivos y puntos de vistas sectorial y de la población; así como en grupos de trabajos que utilizaron la técnica de visualización para llegar por consenso de los problemas prioritarios donde los integrantes de cada grupo debió responder a un número de interrogantes que permitió identificar los problemas, sus posibles soluciones y aquellos aspectos a institucionalizar.
 Las interrogantes formuladas fueron similares, con la novedad que en la segunda consulta urbana se aplicó por primera vez en la realización de estos eventos un enfoque de género en su elaboración. Las cuestiones formuladas son las siguientes.
1. ¿Cuál es el problema?
1.1. ¿Cómo afecta a las mujeres?
1.2. ¿Cómo afecta a los hombres?
2. ¿Qué causa el problema?
3. ¿Cómo puede resolverse? (Corto Plazo, Mediano Plazo, Largo Plazo)
3.1. ¿Qué pueden aportar las mujeres a la solución?
3.2. ¿Qué pueden aportar los hombres a la solución?
De manera específica los días 13 y 14 de octubre del año  2015 se realizó la primera consulta urbana en Bayamo sobre el estudio integral de resiliencia urbana a nivel de ciudad, vinculados a las zonas inundadas.
Los temas abordados fueron tres: evaluación de los peligros, vulnerabilidades y riesgos por eventos hidrometeorológicos y sismos en la ciudad de Bayamo. Riesgos y vulnerabilidades y las regulaciones urbanas de la ciudad de Bayamo analizado en el Plan General de Ordenamiento Urbano. Vínculos entre el Plan de Riego y Desastre, los Centro de Gestión de Reducción de Riesgo y el Plan de la Economía.
Se trabajó en plenaria y en grupo. Los temas debatidos en los grupos de trabajo estuvieron referidos a zonas inundables por fuertes lluvias, abasto de agua y sequía y zonas afectadas por movimientos sísmicos.


La segunda consulta urbana fue efectuada en el Órgano del Poder Popular Municipal, los días 12 y 13 de abril del año 2016 bajo el título de, “Bayamo por una Ciudad Resiliente ante Desastres” Los principales objetivos fueron validar los instrumentos y su interrelación para contribuir a elevar la resiliencia urbana en la ciudad de Bayamo, profundizar en los instrumentos de gestión vinculados al sector de la vivienda y propiciar el intercambio sobre dimensiones de género vinculadas a estas herramientas.
Las temáticas abordadas y que fueron objeto de debate en los grupos de trabajo fueron: el análisis e interrelación de los instrumentos de gestión urbanas y de reducción de riego y desastre y el desafió de la vivienda en Bayamo.
Principales resultados.
En sentido general los principales resultados están referidos a la apropiación de enfoques, métodos e instrumentos que ha permitido su institucionalización de forma creativa en la realización del planeamiento y la gestión urbana, proceso que ha estado recibiendo aportes significativos durante más de diez años de ejecución de consultas urbanas.
Los nuevos enfoques, con un planeamiento más descentralizado, estratégico y participativo donde se jerarquizan los problemas y se refuerza su visión ambientalista a través del proceso de reducción de riesgos de desastres con una orientación resiliente, ha venido a fortalecer una de las debilidades del Plan General de Ordenamiento Urbano en su temática medio ambiental, desastre y riesgo y sobre las regulaciones urbanas.
La coordinación entre actores y la integración de las acciones de los diversos instrumentos de gestión para la reducción del riesgo permitió planificar y cumplir las medidas elaboradas de forma concreta al contar con los estudios del Plan General de Ordenamiento Urbano, Peligro Vulnerabilidad y Riesgo, Planes de Reducción de Desastre y los Planes de la Economía, que han contado con el decisivo apoyo de los gobiernos en sus diferentes ámbitos.
La identificación de problemas y sus posibles soluciones por parte de los principales actores de la ciudad con un enfoque de género es uno de las contribuciones del proyecto que deja abierto la posibilidad de profundizar en la temática de indicadores del planeamiento que haga posible territorializar y fortalecer el tema con propuestas concretas.
Consideraciones Finales
Más de una década de consultas urbanas han representado un indudable aporte a los instrumentos de planeamiento y la gestión ahora dotado de un enfoque participativo e intersectorial.
 La primera Consulta Urbana efectuada en Bayamo con la firma del Pacto Urbano, en el marco de las Agenda 21 Locales, dejó sentadas las bases para seguir avanzando en las temáticas urbano-ambientales. Bajo la lógicas de estos procesos se abordaron  temas cruciales para  el medio ambiente, en ese sentido el oficial nacional de Riesgo y Desastre del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Rosendo Mesías González, en las consideraciones finales para la II Consulta Urbana de Bayamo realizó una interesante valoración sobre las lecciones aprendidas en estos eventos participativos en Bayamo en que por su interés, y a modo de conclusiones, se le brinda un  extracto  de sus ideas principales:
Las instituciones de la ciudad de Bayamo han hecho contribuciones relevantes al Proceso de Gestión Institucional. Esta será imprescindible para elevar la Resiliencia Urbana.
La relevancia está en haber abordado la integración de los organismos competentes y sus instrumentos, específicamente los relacionados con la Gestión Urbana y la Reducción de Riesgos de Desastres.
El aporte de Bayamo consiste en haber identificado y llevado a un borrador de procedimiento cuales son las salidas ejecutivas de cada instrumento y a que instrumento tributan.
Del mismo modo han analizado en profundidad el contenido de los instrumentos para optimizar su uso, se han trabajado instrumentos con poco experiencia en su empleo como el Plan Especial de Vulnerabilidades y Riesgo, y como novedad han creado indicadores para medir la efectividad de la información resultante de estos instrumentos para la toma de decisiones, particularmente del Plan de Reducción de Desastres.
De esta forma, el trabajo realizado en Bayamo tiene especial relevancia para, además del servicio que brindará a sus autoridades municipales para tomar decisiones, con el apoyo de dichos instrumentos, mostrar al país:
a) Cómo lograr una articulación institucional a través de los instrumentos de gestión vigentes.
b) Cómo Identificar líneas estratégica a través de un decálogo adecuado a Bayamo.
c) Cómo medir la efectividad de los instrumentos de gestión vigentes como el Plan de Reducción de Desastres.
d) Las lecciones sobre la utilización de determinados instrumentos como el Plan Especial de Vulnerabilidades y Riesgos.
Tomando en cuenta esto aportes, se pone a consideración de las autoridades nacionales y locales:
Recoger, sistematizar la experiencia y compartirla a nivel nacional a través de multimedios. En particular que forme parte del documento metodológico que sobre el tema Resiliencia Urbana elabora el Instituto de Planificación Física
Del mismo modo el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, con el visto bueno de las autoridades nacionales y locales propone visibilizar internacionalmente la experiencia de Bayamo por sus aportes para la cooperación sur-sur.

Bibliografía
Colectivo de Autores. (8 al 11 de abril del 2003). Informe Consulta Urbana. Bayamo.
Colectivo de autores. (2006). Plan General de Ordenamiento Urbano. Bayamo.
Colectivo de Autores. (8-9 de junio de 2006). Manual del Participante, Consulta Urbana. Ciudad de Bayamo.
Colectivo de Autores. (2008). Taller de Evaluación e Institucionalización, Manual del Participante. Agenda 21 Bayamo.
Colectivo de Autores. (4 de julio de 2008). Consulta Urbana del Plan General de Ordenamiento, Manual del Participante. Bartolomé Masó.
Colectivo de Autores. (7 de noviembre de 2008). Consulta Urbana del Plan General de Ordenamiento, Manual del Participante. Yara.
Colectivo de Autores. (2009). Consulta Urbana del Plan General de Ordenamiento, Manual del Participante. Manzanillo.
Colectivo de Autores. (2010). II Consulta Popular, Plan General de Ordenamiento Territorial y Urbano, Reducción de Riesgos y Vulnerabilidades ante Desastres. Municipio Bartolomé Masó.
Colectivo de Autores. (Octubre y noviembre de 2011). Integración Consultas Urbanas y Talleres de Líderes Juveniles, Reducción de Riesgos ante Desastres y Adaptación al Cambio Climático. Municipios de Bartolomé Masó y Bayamo: UN-Hábitat y Cooperación Sur-Sur, Cuba- Colombia.
Colectivo de Autores. (13 y 14 de octubre de 2015). Estudio Integral de resiliencia urbana a nivel de ciudad, vinculados a las zonas inundadas. Bayamo.
Colectivo de Autores. (12 y 13 de abril de 2016). Bayamo por una Ciudad Resiliente ante Desastre. Bayamo.
Mesías González Rosendo, oficial nacional del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (12 y 13 de abril de 2016). Bayamo por una Ciudad Resiliente ante Desastre. Bayamo.

domingo, 28 de febrero de 2016

¡Nuevo Bayamo, el mejor lugar para vivir en Bayamo!



 

Un aniversario más de la Unión Nacional de Ingenieros y Arquitectos de la Construcción de Cuba, fue motivo para el reencuentro entre correligionarios de trabajo, invitados y colegas de la prensa.
Es inevitable que afluyan los recuerdos y los temas vinculados a este sector laboral, sus espacios urbanos y algunos de sus barrios más emblemáticos que estimula la charla informal en medio del convite.
Comenté con los periodistas Roxana Rodríguez de Radio Bayamo y Orlando Frombellida del periódico La Demajagua algunas de las singularidades de un sitio, Nuevo Bayamo, que tengo la percepción que aún está por descubrir incluso para los originarios pobladores de la capital provincial de Granma.
El reparto Nuevo Bayamo que yo prefiero nombrar barrio, aunque tradicionalmente se usan como sinónimo, tal vez, el primer concepto está asociado a la acción y efecto de repartir, en este caso, lotes para la edificación de inmuebles, mientras que barrio encierra una significación mayor al referirse a una comunidad urbana de gran coherencia físico-social en las cuales está contenida una memoria histórica portadora de una identidad cultural.
Esta relación con el barrio nació en medio del fragor de dotar a sus autoridades locales de algunos elementos conceptuales y procedimiento de trabajo sobre la calidad de la imagen urbana.
En el plano personal representó la oportunidad de superarme profesionalmente con la conclusión de una maestría vinculado con el tema de la imagen urbana sobre el sitio de referencia.
El motivo de su selección inicial del barrio fue por razones prácticas, como su cercanía a mi hogar que me permitía visitarlo casi diariamente, la pequeña área que ocupa el lugar, de sólo 16 ha, que facilitaba profundizar en el estudio del emplazamiento y la conciencia que me enfrascaba en el análisis de un espacio especial que valía el esfuerzo revelar para especialistas y la población en general.

Recuerdo vívidamente como a principio de la década del 2000 me desempeñaba como directivo de un organismo especializado en el ordenamiento físico del territorio y su espacio urbano y fui citado para un despacho con el recién nombrado Secretario del Partido de la provincia Granma, compañero Lázaro Expósito Canto.
La discreta oficina, respira un nuevo aire, no había lujo, pero se percibía un ambiente de trabajo que invitaba a la acción. Pasé a un pequeño local, una espera de unos minutos y lo veo entrar, un breve saludo y toca directamente el tema que lo ocupa en esos días y sin preámbulo empieza hablar, me describe una provincia distinta a la que yo conocía, trataba de seguir su visión, me platica de lo mucho que había que hacer para mejorar la imagen de las ciudades y pueblos, para beneficio material y espiritual de sus habitantes.
Cuando se aseguró que había entendido bien la idea, solicitó que nuestra institución asumiera la asesoría técnica de este proyecto, debía presentar a las autoridades locales una guía urbanística que sirviera de pauta para evaluar semanalmente la imagen urbana del territorio que permitiera identificar las deficiencias que facilitara efectuar las medidas correctivas para lograr el cambio deseado e hiciera nuevas propuestas sobre la calidad del espacio urbano.
A la pregunta, para cuándo debe estar el documento terminado, su lacónica respuesta, tan cubana, para ayer.
Así que repasé las notas de clase de la universidad, leí algunos libros de autores clásicos que habían tratado sobre la imagen urbana, consulté a colegas de trabajo y en unos pocos días después salió la guía urbanística que se aplicó de inmediato.
El esfuerzo de muchas personas permitió transformar el espacio edificado, venciendo una montaña de dificultades y haciendo posible lo que parecía imposible. El resultado, la autoestima de los granmenses pareció elevarse como nunca.

Efectuada esta pequeña digresión continuamos con nuestra historia del sitio. A pesar de su pequeño tamaño, el barrio Nuevo Bayamo parece reunir una serie de singularidades que le imprime una marca exclusiva más allá de nuestro propio ámbito local.
No creo que muchas personas estén al corriente del motivo de su extraña forma en abanico que le confieren valores urbanísticos en que yo me permito hacer mi propia hipótesis sobre su génesis.
Su rotonda, que jerarquiza el lugar, tiene el raro mérito en el país de canalizar un tráfico vehicular fantasma o apenas simbólico de acuerdo a los parámetros técnicos con se construyen estos cruces vehiculares, en medio de la bucólica tranquilidad del barrio.
La hermosa escultura de José Martí, del destacado escultor cubano José Delarra, que se yergue en medio de la glorieta vial para recordar las palabras de José Martí sobre la villa rebelde y noble¨…Yo tengo de Bayamo el alma intrépida y natural”. 
El simbolismo que adquiere su escultura al poner al Maestro mirando al sur donde se visualiza en el horizonte el imponente el macizo montañoso de la Sierra Maestra, tal vez, para recordar los versos de José Martí ¨…El arroyo de la Sierra me complace más que el mar¨.
Sin duda uno de los elementos más importantes de la zona residencial es el valor arquitectónico de muchos de sus inmuebles de estilo racionalista que reflejaba la época en que se estaba gestando su nacimiento, a finales de la primera mitad del siglo pasado.
 La burguesía bayamesa se enfrascaba en una especie de mimetismo espacial y constructivo, quizás deseosa de parafrasear a grito el slogan del momento para el Vedado… ¡Nuevo Bayamo, el mejor lugar para vivir en Bayamo!
El arbolado del sitio viene a corroborar esta afirmación con la siembra en estrechos parterres, que ignoraban las agresivas raíces superficiales, del ficus benjamina, conocido vulgarmente como laurel, uno de los símbolos emblemáticos del Vedado, del que quedan, tal vez, no más de dos de sus representantes como testigos ciegos de una época pasada.
Quizás resulte más curioso aún descubrir pequeños hitos o monumentos de forma piramidal trunca como señalética del nombre de calles, ya borrados por el tiempo, ignorado por sus pobladores poco acostumbrados a esa forma de identificación de su entramado vial, como recuerdo de la extrapolación de códigos claves del reparto insignia, ubicado en la capital del país.
Los valores socio-culturales del barrio están vigentes de muchas formas que tiene su expresión más acabada en el alto sentido de identidad que establecen sus pobladores con su entorno.
Recuerdo un suceso jocoso, que me contaron después los propios vecinos, como se movilizó el barrio para alertar a sus moradores de un extraño personaje que visitaba el lugar de día y de noche con una cámara al hombro tomando misteriosas fotos sobre sus inmuebles. 
Ellos fueron inapreciable colaboradores como portadores de la memoria histórica del lugar. Mucho ayudó a la comprensión del emplazamiento el libro de Urania Ramírez Arias que enfatiza en la vida de los primeros habitantes del sitio.
 El vecino del lugar Manuel Hernández Rodríguez brindó una valiosa información oral y gráfica sobre el emplazamiento.
 Recuerdo que al finalizar la visita a su hogar me sorprendió favorablemente al mostrarme el primer número de un boletín mensual de seis páginas, de junio de 1955, ¨Noticias de Nuevo Bayamo¨, donde uno vuelve a sentir el fluir de la vida de sus primeros habitantes, sin duda un valioso documento para la historia del lugar y tal vez un ejemplar divulgativo poco frecuente para una zona residencial en el país.
  Mi intento de elaborar una hipótesis sobre la forma en abanico del barrio me llevó a la casa de la viuda de uno de los protagonistas en el surgimiento del sitio, me confiesa que mi llegada fue providencial porque con dolor estaba a punto de deshacerse de las fotos aéreas originales del lugar donde es posible apreciar el proceso de urbanización, con su infraestructura técnica y las primeras viviendas construidas, en que es fácil observar con gran nitidez toda la morfología del emplazamiento.
Es evidente que sobre el sitio se ha acumulado un número importante de estudios realizados que van desde la historia del barrio vista por sus pobladores, estudios vinculados a inmuebles importantes, análisis del movimiento racionalista y las regulaciones urbanas del lugar; así como lineamientos urbanísticos para la calidad de la imagen y muchos otras publicaciones.
Contar con estas investigaciones permitirá crear las condiciones técnicas para sugerir a Patrimonio la valoración del lugar, de ser favorable, sería posible confeccionar el expediente para ser valorado por la Comisión de Monumento, con vista a declararlo como sitio urbano de significación, atendiendo al sistema de valores que están presentes en el barrio.


Lo cual facilitaría la atención diferenciada, por parte de los especialistas y las autoridades locales, que contribuya a detener el deterioro del espacio edificado, con la consiguiente pérdida de valores, que está ocurriendo de forma creciente en el sitio actualmente.
El reconocimiento de los valores del barrio hará posible que las nuevas generaciones se impregnen del espíritu de sus habitantes y de la belleza de su espacio natural y construido para volver a vivir el sueño de tener un Nuevo Bayamo, como el mejor lugar para vivir…
(Texto e imagen gráfica José Alberto Zayas Pérez)

¡Nuevo Bayamo, ¿Sitio de Significación?



 
El presente estudio tiene como propósito conocer las características generales del barrio Nuevo Bayamo que propicien futuras intervenciones para mejorar las condiciones de vida y el sentido de pertenencia al lugar a través de la  comprensión de los significados urbanos que le dan identidad al emplazamiento.
Caracterización general
La Villa San Salvador de Bayamo fue fundada el 5 de noviembre de 1513.   Ha sido escenarios de muchos de los más importantes acontecimientos de la historia de Cuba. Es la ciudad cabecera de la provincia Granma y se encuentra  ubicada en el oriente cubano en su porción suroeste  a  más de 750 km de la capital del país.
El Barrio Nuevo Bayamo se localiza al este de  Zona de Nuevo Desarrollo de la capital provincial, delimitado por  el norte y este con la calle Antonio Maceo, al sur con la Carretera Central, vía Santiago de Cuba y al oeste con la avenida Granma. 

Antecedentes Históricos
Surge y se desarrolla a partir de 1950 como una respuesta a las nuevas demandas de la burguesía, influenciada por los nuevos patrones de vida.
Fue precisamente en esta época donde se manifiesta el auge del Movimiento Moderno acompañado con la implementación de los patrones racionalistas, expresión que quedó plasmada en muchas de las residencias que se edificaron en el barrio. Está ubicado en una zona llana de la periferia de la ciudad  en dirección sureste a menos de un kilómetro de su borde construido, en el cruce de sendas.
La cercanía con la Carretera Central,  la existencia de un exclusivo “Club Deportivo Bayamo” con sus numerosas instalaciones deportivas y recreativas. El área utilizable era de 40 ha. Los lotes promedio variaban entre 300 y 600 m2
Resulta una incógnita la forma en abanico del lugar rompiendo con el reticulado tradicional de la ciudad. Un reconocido especialista, el arquitecto Miguel Bermúdez,  sostienen la versión que el lugar lo ayudó a proyectar un  agrimensor de apellido Manrique que se favoreció con  esa inusual forma del barrio siendo obligada  su participación en  la entrega de los lotes vendidos.
Resulta llamativo  el nivel de profesionalidad demostrado en el diseño del sitio y el hecho de poseer conocimientos mínimos de algunos de los códigos arquitectónicos y urbanísticos que se estaban gestando en esa época. 
La forma del lugar  parece estar asociada a la necesidad de lograr una expedita comunicación de la Carretera Central y  su foco de atracción principal el Club Deportivo. Un curioso resultado se obtiene al proyectar los ejes radiales de las vías, al revelar que se interceptan en una zona imaginaria ubicada en el Club Deportivo, de lo que se puede deducir a criterio del autor del estudio, como verdadera razón del diseño, la necesidad de lograr una vinculación lo más directa posible de las parcelas con el nodo de animación que permitiera darle mayor valor agregado a los lotes en venta. 
Destaca el diseño de vías de 6-15 metros en los ejes periférico al sitio y de 6 metros en las zonas interiores, con área de circulación compuesta por acera y parterre, jardín, portal y pasillos laterales. Resulta llamativo que el arbolado que se fomentara en el lugar fuera el ficus benjamina que como se conoce es el árbol característico del Vedado y en su boca calle se colocaron hitos para identificar los nombres de las sendas sin que existiera en Bayamo tradición en esa forma de identificación vial. 
Entre los elementos del paisaje  están los factores naturales  que propician la formación de la imagen de sus ciudadanos que  lo perciben y le otorgan significados.
El  clima es  tropical húmedo. Los vientos soplan a 11 km/h como promedio, permitiendo refrescar el ambiente aprovechando el diseño de su trama a través de sus sendas radiales que funcionan como canales de ventilación, fundamentalmente en la dirección noreste, a lo que se agrega la forma semicompacta de su espacio edificado permitiendo una  ventilación cruzada.
El relieve es llano con pendiente del 0-5% que dificulta el escurrimiento superficial. Los suelos son impermeables de baja resistencia.
En la imagen del sitio destaca su vegetación, predomina la palma real en el escenario visual favoreciendo la direccionalidad y las visuales.
En el reconocimiento del paisaje del barrio depende de los estímulos sensoriales que la población  recibe. La ausencia de olores desagradables en el sitio está dado  por la carencia de actividades productivas contaminantes, la existencia de recogida sistemática de basura, a lo que se agrega un adecuado distanciamiento de la vivienda a la calle y un arbolado adecuado en jardines y parterre que hace identificable los olores naturales de la vegetación del lugar.
Predominio del color verde que contribuye a absorber cierto niveles de iluminación y por tanto a disminuir el albedo en los horarios de mayor radiación solar.
En el análisis relaciones funcionales existe punto de conflicto en la Intersección de la calle Antonio Maceo y Carretera Central. 
Los ejes principales hacen función de bordes delimitando el espacio y absorbiendo los flujos  vehiculares y peatonales, hacia el interior del reparto las vías funcionan como calles parques, dado el bajo nivel vehicular.
Los significados urbanos y la identidad del sitio.
Valores Históricos, como expresión de una época representativa de una clase social, la burguesía y el desarrollo de patrones culturales ideológicos, espaciales y arquitectónicos, con el cambio de la imagen y sus actividades  con nuevos protagonistas del escenario citadino portadores de una nueva realidad en todos los órdenes de la vida social.
Valores  Urbanísticos, es posible caracterizar al sitio  atiendo a sus valores urbanos como una estructura semiradioconcéntrica en forma de abanico. La trama urbana se desarrolla en retícula de manzanas  semicompacta de tamaño variable en cuanto a forma y tamaño: trapezoidal, rectangular, triangular.
Valores Arquitectónicos, el estilo arquitectónico predominante es el Racionalista que se caracteriza por la simplicidad formal de sus líneas, enfatizando sus ángulos rectos y las líneas vivas. Predomina la vivienda tradicional, uniplanta y biplanta, aunque existe una pequeña zona de edificios multifamiliares con diferentes tipologías constructivas.
Destaca la  homogeneidad y coherencia que se logra en el sitio mediante la proporción en el puntal donde predominan  dos niveles, existiendo algunos  hitos constructivos que afectan la lotificación y la altura, pero realzan  su imagen.
En su vías periféricas, Carretera Central, Ave. Granma, calle Antonio Maceo, disminuye el arbolado y aumenta la intensidad del tránsito, con calzadas de 6-15 metros que actúan como bordes de sutura delimitando al barrio.
Valores Ambientales, la imagen del sitio parece estar determinada por su vegetación dotando al paisaje de un carácter único y diferenciable con respecto a cualquier barrio de la ciudad. Dentro la exuberancia de su vegetación, predomina la palma real en el escenario visual, favoreciendo la direccionalidad y las visuales.
Valores socio-culturales, la inmensa mayoría de los niños y jóvenes están incorporados a las diversas modalidades de superación que ofrece el sistema educacional. Hace uso de los espacios libres e instalaciones de servicios o de recreación o simplemente  la calle para la práctica de juegos activos y pasivos.
Las personas de la tercera edad, están integradas a los círculos de abuelos, donde  realizan ejercicios físicos y  actividades recreativas y culturales. Hay un proceso creciente de identidad barrial asumido a partir de la percepción de la existencia de valores en el sitio, incrementado por la existencia de numerosos conjuntos urbanos y artísticos de importancia y donde la población actúa como protagonista del proceso de cambio.
Como consideraciones finales se identificó  la estructura de su tejido urbano, los espacios libres y edificados, las diversas zonas de funcionamiento y su articulación; así como en la comprensión de los significados urbanos que confieren identidad al lugar. 
Se recomienda sugerir a Patrimonio la valoración del barrio Nuevo Bayamo como Sitio de Significación atendiendo al sistema de valores y sus significados que están presentes en el lugar.
(Imagen gráfica y un enfoque parcial de la Tesis de Maestría: Lineamientos Urbanístico para la Calidad de la Imagen, barrio Nuevo Bayamo. Autor José Alberto Zayas Pérez)